El exlíder estudiantil Gabriel Boric allana el camino para ser presidente de Chile

– Las primarias sorprenden por izquierda y derecha y confirman el hartazgo de los chilenos con los políticos tradicionales
– Gabriel Boric y Sebastián Sichel dejan fuera de la carrera presidencial a dos precandidatos favoritos, el comunista Daniel Jadue y el expinochetista Joaquín Lavín

ROBERT MUR,BUENOS AIRES
​CORRESPONSAL 20/07/2021

El cambio en Chile no se detiene. Si hace menos de dos años un analista hubiera vaticinado todo lo que ha sucedido desde la revuelta ciudadana de octubre del 2019, habría sido calificado de loco. Los chilenos han vuelto a dar una nueva señal de que quieren un modelo económico y social nuevo, una reforma del sistema siguiendo cauces pacíficos pero que no tiene que ser realizada por los vilipendiados políticos tradicionales.

A cuatro meses de las elecciones que decidirán el sustituto del derechista Sebastián Piñera, las primarias presidenciales del domingo dejaron dos grandes sorpresas y situaron al diputado y exlíder estudiantil Gabriel Boric como gran favorito para noviembre. Boric, que acaba de cumplir 35 años –la edad mínima que impone la actual Constitución para ser presidente- se impuso en Apruebo Dignidad al alcalde comunista Daniel Jadue, que era el precandidato favorito en las encuestas de esa coalición de izquierda radical.

Al límite de la edad para ser candidato
Graduado en Derecho de 35 años, Gabriel Boric se hizo popular hace una década por ser uno de los líderes que encabezaron las protestas para exigir la gratuidad universitaria

Graduado en Derecho, Boric se hizo popular hace una década por ser uno de los líderes que encabezaron las protestas para exigir la gratuidad universitaria en un país donde la educación pública se rige por las leyes del mercado –como muchos otros derechos, como la sanidad-, por obra y gracia de la Constitución neoliberal legada por la dictadura del general Pinochet y que será sustituida por otra carta magna –con toda probabilidad, de corte progresista y democrático- que ya redacta la Convención Constitucional.

“Si Chile fue la cuna del neoliberalismo, también será su tumba”, dijo Boric tras obtener más de un millón de votos e imponerse a Jadue por el 60,4% frente al 39,5%. “No le tengan miedo a la juventud para cambiar este país, porque también bebemos de la experiencia de quienes lucharon antes que nosotros, aprendemos de sus errores y de sus aciertos y con la conciencia histórica de que somos herederos de una posta muchísimo más larga que nuestras experiencias vitales”, añadió el diputado, en una referencia implícita al límite de edad para ser presidente impuesto por la constitución pinochetista y que probablemente será eliminado en el futuro texto fundamental.

Renovación en la derecha
Sebastián Sichel, de 43 años, fue ministro de Desarrollo Social con Piñera y encarna al ala más centrista y renovadora de una derecha donde aún perviven expinochetistas

La otra sorpresa del domingo se produjo a la derecha, en las primarias de Chile Vamos, la coalición que agrupa a los partidos del Gobierno de Piñera. El exministro y exalcalde Joaquín Lavín era el favorito desde hace meses en las encuestas, no solo para las primarias sino como carta para imponerse en noviembre, pero Sebastián Sichel, un independiente dentro de la alianza, le dobló la mano y se impuso con el 49% de los sufragios frente al 31% de Lavín. Sichel, de 43 años, fue ministro de Desarrollo Social con Piñera y encarna al ala más centrista y renovadora de una derecha donde aún perviven expinochetistas, como el propio Lavín.

Boric y Sichel competirán en noviembre con candidatos de izquierda y derecha de otros partidos que no concurrieron a las primarias, así como con independientes. Pero de momento, son los mejor posicionados para enfrentarse en una segunda vuelta que se celebraría en diciembre.

El poder de los independientes
Boric, de izquierda radical, competirá en la primera vuelta de noviembre con un candidato aún más extremista, el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, otro exlíder estudiantil

No obstante, ninguno de los dos tiene nada garantizado, teniendo en cuenta la volatilidad de la efervescente política chilena. Ambos representan una cierta moderación dentro de su espectro. Boric lo dejó claro cuando se posicionó claramente contra la dictadura cubana a raíz de las recientes manifestaciones contra el régimen, mientras que Jadue fue ambiguo criticando el bloqueo a la isla, en la línea de la histórica defensa del castrismo realizada por el Partido Comunista de Chile.

A falta de conocer al resto de candidatos del centroizquierda más moderado, agrupados en Unidad Constituyente, que reúne a la mayoría de sensibilidades de la antigua Concertación socialista y demócratacristiana de Michelle Bachelet, Ricardo Lagos o Eduardo Frei Ruiz-Tagle, Boric tendrá también un rival difícil de batir por el flanco de la extrema izquierda: el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, que ya ha anunciado su intención de encabezar una candidatura presidencial vinculada a la Lista del Pueblo. Sharp, de 36 años y exdirigente estudiantil como Boric, con quien compartió militancia en el Frente Amplio, pretende representar a los sectores aún más descontentos con la política tradicional, que con la Lista del Pueblo colocaron en la Convención Constitucional a 27 candidatos totalmente independientes y sin partido.

 

LINK NOTA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *