Ecuador vira a la derecha con el triunfo de Lasso ante el candidato de Correa

El banquero conservador se impuso el domingo, contra pronóstico, al izquierdista Andrés Arauz

ROBERT MUR
BUENOS AIRES. CORRESPONSAL
13/04/2021

El anticorreísmo ganó y Ecuador girará nítidamente a la derecha. El banquero conservador Guillermo Lasso, de 65 años, será el próximo presidente. Lasso se impuso el domingo, contra pronóstico, al izquierdista Andrés Arauz, el candidato apoyado por el exmandatario Rafael Correa (2007-2017), en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

Candidato del Movimiento CREO (Creando Oportunidades), aliado del histórico Partido Social Cristiano (PSC), Lasso logró el 52,47% de los sufragios frente el 47,3% de Arauz, exministro de Conocimiento y Talento Humano (2015-2017) y favorito en la mayoría de encuestas previas.

Miembro del Opus Dei y con estudios de administración de empresas, Lasso consigue la presidencia al tercer intento, tras quedar segundo en los comicios del 2013 y el 2017, perdiendo primero ante Correa y luego contra el actual mandatario, Lenín Moreno. Ministro de Economía durante poco más de un mes en 1999, durante el gobierno de Jamil Mahuad (1998-2000), Lasso es uno de los principales accionistas del Banco Guayaquil, del que fue presidente entre 1994 y el 2012. También fue brevemente gobernador de la provincia de Guayas (1998-1999), su feudo político.

La noche electoral fue más plácida de lo que se preveía a pesar de que, tras el cierre de los colegios, los dos sondeos a pie de urna eran dispares y cada uno daba la victoria a un candidato diferente. Sin embargo, las habituales acusaciones de fraude no aparecieron y el escrutinio avanzó con Lasso siempre a la cabeza, que compareció ante sus seguidores en Guayaquil para proclamarse vencedor.

Rafael Correa
El exmandatario felicita a Lasso y le pide acabar con lo que considera persecución judicial

“Los ecuatorianos creemos en la democracia, los ecuatorianos creemos en la libertad”, dijo el presidente electo, en un discurso donde, sin hacer referencia explícita a Correa, pasó cuentas contra el exmandatario socialista, cuya figura ha estado omnipresente en toda la campaña electoral. “Yo no llego con una lista de a quienes quiero perseguir ni ver en la cárcel, yo quiero ver a todos los ecuatorianos libres”, añadió Lasso, que lo primero que hizo fue dar gracias a Dios y a sus padres –fallecidos hace cuatro décadas–, y dijo que lo primero que haría el lunes es llevarles flores a su tumba.

“Que nada ni nadie nos vuelva a dividir”, indicó el ganador que, como una gran mayoría de sus votantes, consideran que el correísmo fue lo más parecido al chavismo o a una dictadura comunista. Lasso agregó que los ecuatorianos enviaron un “mensaje contundente” ante la “necesidad de cambio”, a pesar de que hace cuatro años que gobierna Moreno, el delfín de Correa que desde el primer minuto dio un giro radical, desmarcándose de su mentor y de su proyecto, el Socialismo del Siglo XXI.

De esta manera, Lasso entierra prácticamente al correísmo. Correa, exiliado en Bélgica y condenado en ausencia a ocho años de cárcel por corrupción, confiaba en que la victoria de su delfín representara su rehabilitación y abriera el camino a que la justicia –siempre influenciada por el presidente de turno– anulara su condena y pudiera regresar a Ecuador para gobernar en la sombra. De 36 años, Arauz era candidato de Unión por la Esperanza (UNES), coalición que engloba al Movimiento Revolución Ciudadana, impulsado por Correa después de que Moreno, su sucesor en el 2017, se convirtiera en su principal enemigo político.

No solo no hubo acusaciones de fraude, sino que, a la misma hora que hablaba Lasso, Arauz reconoció su derrota, anunció que llamaría inmediatamente por teléfono a su rival y se mostró sorprendentemente muy conciliador. “Somos un actor responsable y democrático”, afirmó Arauz, que se ofreció a llegar a acuerdos legislativos con Lasso, teniendo en cuenta que el correísmo controla en buena parte el Parlamento.

Guillermo Lasso
“Que nada ni nadie nos vuelva a dividir”, dice el presidente electo en alusión a Correa

En la misma línea, Correa aparcó su habitual lenguaje visceral y reconoció la victoria de Lasso. ‘“No es un final sino un comienzo’, ha dicho Andrés (Arauz). Gracias a todos por su apoyo. Sinceramente creíamos que ganábamos, pero nuestras proyecciones eran erradas. Suerte a Guillermo Lasso, su éxito será el de Ecuador. Solo le pido que cese el lawfare , que destruye vidas y familias”, tuiteó Correa, haciendo referencia a su situación judicial personal.

En la primera vuelta del 7 de febrero, Lasso quedó en segundo lugar con el 19,7% de los votos, mientras que Arauz ganó aquella elección con el 32,7%, lo que convertía en favorito al delfín de Correa, sobre todo después de que el indigenista y ecologista de izquierda Yaku Pérez no pudiera pasar a la segunda vuelta, pues quedó tercero por décimas (19,3%).

 

LINK NOTA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *